REVISTA RANQUIL, NUMERO 13
 
       

Edición Septiembre 2007

Entre los meses de abril y septiembre de 2007, es decir, en un período de 6 meses, se han sucedido una serie de hechos importantes y acontecimientos políticos nuevos para los trabajadores chilenos, los cuales,  sin duda; también tocan al mundo campesino y rural.

En la Confederación Ranquil el período de tiempo antes referido, se debe destacar la realización de Asamblea Nacional, del 25 de marzo, que resolvió que debemos salir con más fuerza a la  luz pública para entregar nuestra opinión sobre diferentes temas del mundo agrario y campesino y tomar todos los problemas y conflictos de los socios y las bases, con actitud organizativa y movilizadora por los cambios sociales y políticos que se requieren urgentemente en Chile.

Como resultado de esta resolución es que se participa  activamente en más actos del 1º de mayo en comunas agrarias, respecto de los años anteriores, donde existen organizaciones bases afiliadas.

En el plano del quehacer interno, la Ranquil celebró el 39º aniversario, con motivo de la creación de la histórica Confederación Campesina e Indígena Ranquil, en el mes de mayo del año 1967.

Lo que también entregó un fuerte impulso a las relaciones de unidad y alianzas, tan  necesarias para el trabajo en toda nuestra organización.
Otro hecho relevante fue la celebración del Día del Campesino,  el sábado de 28 de julio, también relevado por la conmeración de los 40 años de la promulgación de la Ley Nº 16.640 de Reforma Agraria.
Lo destacado de este hecho es que fue precedido de encuentros campesinos en Ovalle, San Carlos y Cañete.

El acto de la Coordinadora Campesina de Chile, es la instancia unitaria de las organizaciones campesina que aglutina a las confederaciones nacionales, la Unidad Obrero Campesina UOC, la CONAPROCH, la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas ANAMURI, la CONAGRO y la Confederación Campesina Ranquil.

La consigna  de la C.C.CH. es la “Unidad en la Acción”,  y que en sus contenidos políticos y programáticos deben reflejarse en la lucha por conquistar y defender la tierra y el agua, la soberanía alimentaria, el medio ambiente, la diversidad cultural, el trabajo y los salarios dignos.

El punto culminante de la movilización y la participación campesina y de los asalariados y las asalariadas agrícolas, fue la jornada de movilización nacional convocada en todo el país por la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, el día 29 de agosto recién pasado.

No se pudo ver en los noticieros de la TV, en las portadas de los diarios o en el Internet,  excepto raros casos de algunas radios,  lo que sucedió el día 29 de agosto en las demás regiones. Pregunta: Qué paso en Antofagasta, en La Serena, en Valparaíso, en Rancagua, en Talca, en Linares, en Concepción, o en Puerto Montt

Pero, no cabe duda, que después de mucho tiempo en Chile, tal vez en tiempos de finales de la dictadura, se pudo un despertar de las aletargadas conciencias y la dignidad de los trabajadores, de las trabajadoras, de los que tienen ingresos miserables; que no les alcanza para vivir, ellos fueron los que se manifestaron de una u otra forma, por ejemplo, no fueron simplemente a trabajar, se retiraron de su trabajo al medio día, los que estuvieron en la asamblea del sindicato, los participaron de las distintas marchas, los que se enfrentaron a la brutal represión de los carabineros, que una vez más demostraron claramente de quiénes reciben las órdenes y que están “bien preparados profesionalmente” para golpear y reprimir al pueblo.

La lección que se extrae de esta movilización de carácter nacional es que se puede luchar contra el sistema y el modelo dominante en el país, pero se necesita más unidad, más cohesión y más organización del pueblo, en especial de los trabajadores en sindicatos fuertes,  porque se debe seguir avanzando a las próximas etapas de la movilización por conquistar nuestros derechos perdidos.

Finalmente el mes de septiembre, también ha sido un mes de movilización y protesta de los trabajadores, no sólo por sus fechas emblemáticas como el 4 y el 11, sino porque los trabajadores han entendido que no se puede aguantar más que se paguen bajos sueldos y  por otra parte existen continuas y desmedidas alzas  de los alimentos, los servicios, y el transporte.

Comité Editorial


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2008 SITIO DESARRROLLADO POR CAROLINA GUAJARDO