REVISTA RANQUIL, NUMERO 15
 
       

EDITORIAL

Transcurrido el primer trimestre del año 2008, nuestra organización campesina se encuentra más fortalecida en su trabajo social y político porque ha salido con mucha fuerza a la luz pública, y como siempre en defensa de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores asalariados agrícolas y de los campesinos.

Los dirigentes nacionales y de base se han puesto a la cabeza de las luchas y las movilizaciones de los temporeros, primero fue en el Valle de Copiapó, luego en la Provincia del Limarí, Región de Coquimbo, también el Valle del Aconcagua y en el mes de marzo en el Valle del Cachapoal.

Este despertar de los trabajadores y las trabajadoras ha sido producto de las malas condiciones salariales y laborales que tienen en todo el país este importante sector, se suma a ello la actitud proteccionista y benevolente que tienen con los empresarios frutícolas los diferentes organismo del Estado y algunas autoridades de gobierno que no han tenido el empacho de calificar de “activismo político” a la legítima defensa de los trabajadores y sus organizaciones.

 

Saludamos la valentía y la acción decidida de los sindicatos de temporeros de Copiapó, del sindicato Sin Temor de Ovalle y del sindicato Valle del Cachapoal; ya que sin la participación de los trabajadores organizados no tuviéramos los logros alcanzados para todos los trabajadores de los tres valles, de tres regiones de Chile, donde se sucedieron los conflictos laborales y las movilizaciones, que no estuvieron por cierto exentas de violentas represiones policiales y persecuciones patronales.

Los avances en las luchas de los trabajadores y los logros obtenidos en lo salarial y en el mejoramiento de las condiciones de trabajo lo valoramos como altamente positivos, lo que nos anima a seguir en el camino de la búsqueda de la tan anhelada justicia social y la mejor distribución de las ganancias y de la riqueza. A la vez, constituye para la Confederación Ranquil un gran desafío de seguir adelante en esta lucha y estar trabajando con las trabajadoras y trabajadores temporeros durante todo el año y no solamente cuando empieza “la temporada de la fruta” o cuando estallan los conflictos laborales.

Estas movilizaciones de los temporeros, evidentemente no ha dejado de lado la lucha por las demandas de los campesinos, en este empeño se enviado el día 6 de marzo pasado una carta a la ministra de agricultura firmada por los presidentes de todas las organizaciones campesinas, pero no hemos tenido respuesta de ningún tipo. Nosotros asumimos todo el contenido del citado documento porque creemos que en ella se expresa lo que debe ser una real y verdadera política agraria para el sector de la pequeña agricultura.

Por otra parte, el 8º Congreso de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, realizado entre los días 4 y 6 de abril, es la expresión de los avances obtenidos por los trabajadores en el año 2007, y porque las condiciones de trabajo y de vida del conjunto de los trabajadores y trabajadoras es insoportable por las continuas alzas de precios de los productos, especialmente los alimentos y los servicios básicos como el agua y la luz eléctrica. Ni hablar de los costos que se suman por la salud y la educación.

En este congreso que tuvo carácter programático, se discutió la reforma de los estatutos de la CUT , los planes de acción de la Central para el período, la exclusión social y política que sufren las organizaciones sindicales y sus dirigentes y las estrategias a seguir en defensa de los intereses y legítimos derechos.

Nuestra organización participó con treinta delegados entre oficiales y fraternales, que representaban a 7.000 socios de la Confederación Ranquil , quienes tuvieron una destacada participación planteando en las plenarias las demanda de los temporeros y de los campesinos, lo cual fue bien recibido por la gran mayoría de los delegados, así fuimos visibles y protagonistas principales en este octavo congreso de la CUT.

Nos quedó un gran desafío como Confederación Ranquil y para todas sus organizaciones bases afiliadas; porque en el mes de agosto próximo se efectuará el Congreso Eleccionario de la CUT , porque debemos participar con 10.000 afiliados, lo que implica trabajo arduo en la base para contar con organizaciones afiliadas y el número de socios que nos hemos propuesto como meta. Además de la cantidad de recursos financieros que implica pago de cotizaciones a la Central , los gastos de traslado, alimentación y alojamiento de alrededor de 50 delgados. Es por esto le llamamos a participar activamente en la campaña de autofinanciamiento del próximo congreso de la CUT.

Tenemos que seguir adelante, trabajando duramente y a diario, en todas las acciones que emprendamos como la realización de la Escuela Nacional de Formación de Dirigentes Campesinos, que iniciaremos a finales de mayo, en la conmemoración del día nacional del campesino el 28 de julio, superando lo realizado el año pasado, es decir, efectuando más actos conmemorativos en más provincias agrarias del país, realizando actos de conmemoración y homenajes al compañero presidente Salvador Allende a los 100 años de su natalicio.

Especial mención merece la conmemoración del Primero de Mayo, el Día internacional de los Trabajadores, para lo cual debemos organizar, participar y promover masivamente en cada comuna este día tan importante para los trabajadores y sus luchas.

Con organización y lucha y teniendo presente siempre el legado político e histórico del compañero presidente Allende y del gran luchador político y hombre de la cultura y de la literatura, recientemente fallecido compañero Volodia Teiteilboim, enfrentemos este nuevo trimestre de trabajo y de desafíos históricos para los trabajadores del campo y de la ciudad.

Consejo Editorial

Revista Ranquil

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2008 SITIO DESARRROLLADO POR CAROLINA GUAJARDO