Como Confederación Ranquil adherimos a las justas reivindicaciones del movimiento estudiantil respecto al aumento de la Baes.

La alimentación debe ser consagrada como un derecho inalienable que debe ser garantizado por el estado, hoy la suma que le es entregada a los estudiantes no garantiza una alimentación saludable y digna para ellos, como confederación llevamos años demandando el derecho a la alimentación para nuestros pueblos, y hoy la lucha que dan los estudiantes nos hace encontrarnos en nuestras demandas.

Fruto de años de luchas colectivas de nuestras organizaciones es que en el borrador de la nueva constitución logramos que se estableciera el derecho a la alimentación, pero sin lugar a duda hoy se levanta esta necesidad inmediata que debe ser cubiertas y escuchadas por nuestro gobierno.

Reivindicamos además la Soberanía Alimentaria y el fortalecimiento de la Agricultura Familiar Campesina, creemos que solo de esta forma se podrán cubrir la necesidad de nuestro pueblo a recibir alimentos sanos que sean nutritivos.

Hoy la alimentación del mundo esta en un riesgo latente por la actual coyuntura política y los efectos producidos en nuestro planeta por la agroindustria, creemos que los campesinos y campesinas de nuestro país deben ser incorporados a las compras públicas que realice la JUNAEB y de esta forma contribuir favorablemente a la salud de nuestro país.

Hoy además muchos hijos e hijas de campesinos y campesinas, temporeros y temporeras han logrado acceder a la educación superior gracias a las luchas del movimiento estudiantil que han conquistado la gratuidad, es por esto que como Confederación no podemos ser neutrales frente a las luchas estudiantiles y entregamos nuestra solidaridad con las luchas que nos hermanan en la búsqueda de una sociedad digna para nuestro pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.