CARTA A MINISTRA DE AGRICULTURA
 

CARTA DE ORGANIZACIONES CAMPESINAS A MINISTRA DE AGRICULTURA

Sra.

Marigen Hornkohl

Ministra de Agricultura

Presente

De nuestra consideración:

En primer lugar queremos manifestarle que las organizaciones campesinas firmantes valoramos positivamente el llamado del Ministerio de Agricultura a presentar un conjunto de propuestas de políticas para nuestro sector. En este documento presentamos con el mayor compromiso y responsabilidad las demandas y propuestas más sentidas de los campesinos y campesinas que sentimos y vemos como, año tras año, el mundo rural y la agricultura campesina que constituye nuestra vida, nuestra cultura y la posibilidad de alimentación del pueblo, están en peligro de extinción.

La democracia de un país se fortalece en la medida que todos los actores sociales que la conformamos participemos efectivamente en la construcción de las políticas que afectan nuestras vidas y que con nuestro trabajo y producción hemos contribuido al crecimiento de nuestro país.

En este contexto, los productores y productoras campesinas a través de nuestros saberes y prácticas hemos logrado que la agricultura campesina sea el principal modo de producción de alimentos para la humanidad contribuyendo de forma notable al desarrollo de los pueblos y como organizaciones campesinas hemos cumplido con compromiso y pasión nuestro deber de trabajar en la gestación de una real democracia levantando nuestra voz, expresando las demandas y propuestas de nuestro sector, a pesar de las brutales represiones de antes y las exclusiones de hoy .

Nuestras demandas se enmarcan en principios valóricos, en un anhelo de una sociedad más justa, equitativa y fraterna en donde los derechos humanos de todos y todas sean respetados, en donde los aportes, las ideas y propuestas puedan ser debatidas y acordadas entre todos y todas.

En este sentido, rechazamos que frente a las legítimas demandas del mundo campesino se implementen estrategias que no han sido consultadas con los afectados y afectadas, que aparentemente son soluciones para hoy pero que, en la realidad, se han transformado sistemáticamente en dramáticos problemas para cientos de familias campesinas que hoy están endeudadas, han perdido sus tierras, no tienen acceso al agua y se los ha expulsado del campo y los que aún permanecemos estamos enfrentando graves obstáculos para la sobrevivencia de la agricultura y comunidades campesinas.

La alimentación y la vida digna es un derecho humano que debe ser cautelado por el Estado a través de políticas sociales que respeten y reflejen el sentir del pueblo, cuyo objetivo esencial sea el logro de un desarrollo social integral, sin exclusiones que terminen con la gran desigualdad social que hoy existe en Chile y nuestro deber como organizaciones campesinas de representación ha sido y es trabajar para el logro de ese objetivo a través de un quehacer responsable y sustentado en estos principios.

Por todo lo anterior, una vez más, comprometeremos todos nuestros esfuerzos para que este llamado ministerial se concrete en una instancia de participación real que aborde efectiva y constructivamente los problemas del campesinado y de la agricultura campesina para lo cual consideramos imprescindible la implementación de un proceso de evaluación, consulta y discusión acerca de la situación en el campo en donde las opiniones y propuestas de todos y todas las involucradas sean consideradas en la discusión, elaboración y seguimiento de las políticas que finalmente se implementaran.

En este contexto es que se enmarca nuestra propuesta que a continuación presentamos.

PROPUESTA DE LAS ORGANIZACIONES CAMPESINAS

1.- Fortalecimiento Organizacional y Exigencia de un Nuevo Trato

Las organizaciones campesinas de representación nos encontramos hoy en un proceso de reconstrucción; luego de décadas de represión por parte de la dictadura militar y de falta de apoyo por parte de los gobiernos de la Concertación.

Creemos que el Estado de Chile y los gobiernos de la concertación deben reparar esta deuda histórica, es por ello que en primer lugar exigimos que esta instancia de diálogo se inicie reconociendo la importancia de nuestras organizaciones campesinas como actores sociales relevantes que han contribuido económica, cultural, social y políticamente al engrandecimiento de nuestro país y también recordar y reconocer nuestro gran aporte a que fuera posible el término de la dictadura militar.

En este sentido exigimos que esta instancia se inicie con un nuevo trato por parte del Estado, que las autoridades públicas-gubernamentales consideren nuestras ideas, demandas y propuestas con el respeto que merecemos porque lo hemos ganado con nuestras luchas históricas y porque una democracia se fortalece con la integración y no con la exclusión.

Por ello, es necesario que con urgencia se generen e implementen medidas orientadas al fortalecimiento organizacional y que den cuenta real de los verdaderos objetivos y estrategias de las organizaciones campesinas, por lo tanto que representen efectivamente los que nosotros los campesinos y campesinas definimos como la misión y principios de nuestras organizaciones, en definitiva, que se respeten las autonomías organizacionales.

Para lograr este fortalecimiento y reconocimiento organizacional es imprescindible:

•  Implementación urgente de herramientas de apoyo económico y técnico real y concreto que no implique endeudamiento ni condicionamientos que atenten contra los objetivos de nuestras organizaciones, que no obstaculicen la gestión y permita la capacitación de los dirigentes y de las bases.

•  Generar instrumentos que estimulen y posibiliten la materialización de procesos de consulta, diagnósticos e investigaciones realizados por el movimiento campesino, de los temas más relevantes de una política de desarrollo rural y que nos permita la elaboración de una propuesta de política de fortalecimiento organizacional que surja de nuestra visión, intereses y necesidades. El Ministerio de Agricultura debe entregar los recursos necesarios que hagan posible en los próximos doces meses la concreción de este proceso.

•  Considerar el apoyo financiero para hacer posible el apoyo técnico y profesional cuando las organizaciones lo consideren necesario.

•  Revisión de la implementación de las políticas educacionales que se están aplicando hoy en el campo y superar con medidas y planes efectivos el retraso que existe en la educación en el sector rural con respecto a la que se imparte en la ciudad.

•  Exigimos urgentemente un informe transparente que nos entregue la información sobre el presupuesto total del MINAGRI destinado al desarrollo organizacional y su utilización desglosada de forma clara en sus diferentes ítems.

•  En las instancias de discusión de las políticas orientadas a los y las campesinas deben participar solamente las autoridades públicas pertinentes y los representantes de las organizaciones campesinas. Los empresarios deben tener instancias diferentes y separadas.

•  La implementación del Decreto Ley Nº 208 atenta gravemente contra el funcionamiento de las organizaciones y el legítimo reconocimiento de sus dirigentes, por lo tanto, exigimos un replanteamiento en su aplicación de tal forma que se reconozca a la totalidad de los dirigentes campesinos que fueron excluidos del proceso de entrega de tierras durante la dictadura militar.

2.- Deuda Campesina

Una de las peores lacras generadas en dictadura y que se han mantenido con las diferentes políticas implementadas por INDAP es el grave endeudamiento de los campesinos y campesinas y de las organizaciones campesinas.

Este gran nivel de endeudamiento, que ha provocado la pérdida de tierras para los campesinos y su expulsión del campo sometiéndolos a duras pruebas de sobrevivencia en las ciudades, es un atentado grave a la conciencia, la dignidad, la soberanía y la autonomía de hombres y mujeres campesinas y, obviamente, de las organizaciones campesinas.

Esta deuda también es un atentado a la existencia de un sistema democrático real porque excluye a un actor importante de la sociedad chilena: el mundo campesino.

Esta deuda es injusta e ilegítima; esta deuda es un atentado a la vida de las comunidades y organizaciones campesinas, esta deuda es un atentado a que este gobierno efectivamente sea un gobierno ciudadano y democrático, porque esta deuda atenta contra el ejercicio de los derechos ciudadanos como son el derecho de tener dirigentes, organizaciones y bases autónomas y dignas, y es por eso que:

•  Exigimos con prontitud la total eliminación de esta deuda que condena a muerte a campesinos, a campesinas, a sus organizaciones y a la agricultura campesina.

•  El Ministerio de Agricultura debe implementar programas de apoyo económico y técnico a la agricultura campesina que sea sostenible, que no implique endeudamiento condenatorio a su existencia y en donde la banca privada esté absolutamente excluida.

•  El Ministerio de Agricultura con antelación debe planificar y elaborar estrategias de emergencia para enfrentar situaciones de crisis climáticas, en donde la focalización y el control de la entrega de los apoyos de infraestructura y económicos este cautelada principalmente por las organizaciones campesinas y en su implementación exista una coordinación importante con los gobiernos locales.

3.- Fondo de Tierra y Derecho al Agua

La separación de los recursos naturales tierra y agua es un atentado contra el derecho a la alimentación de los pueblos, consagrado en la Carta Fundamental de Derechos Humanos. La tierra y el agua deben ser consideradas bienes nacionales que necesariamente deben ir unidos para posibilitar el cumplimiento del rol político-social estratégico de la agricultura campesina que es la producción de alimentos para la población. Por ello el Estado debe cautelar, defender y proteger el derecho del pueblo a acceder y usar estos bienes en beneficio de toda la sociedad. Es así que nuestra demanda al respecto es:

•  La creación de un Fondo de Tierras que no sólo sea un paliativo frente a la pérdida y concentración extrema de la tierra que se ha producido en los últimos treinta años.

•  Entendemos este Fondo de Tierras como un sistema y un mecanismo que solucione los problemas más graves de acceso a la tierra, al agua y la producción campesina, y también como una bandera de lucha de las organizaciones firmantes por una Reforma Agraria real y efectiva.

•  Es imprescindible asegurar que el Fondo de Tierras no se convierta en una estrategia que aumente el endeudamiento y que finalmente, tenga como resultado la pérdida de la tierra por parte de familias campesinas. Para ello, la administración y la asignación de los fondos otorgados por el Banco Mundial deben hacerse con criterios no comerciales y sin cobro de intereses. Los fondos no deben ser transferidos para su administración a la banca privada, ya que ello implica que las empresas bancarias, incluso las extranjeras, lucrarán de las familias campesinas.

•  Reclamamos con urgencia la modificación del Código de Aguas que condena a los campesinos que aun tienen tierras a la dramática situación de no poder producir por no tener agua.

•  Exigimos un Programa de Riego Campesino para la agricultura campesina, que asegure el acceso al agua y al riego para todas las familias campesinas, con programas de asistencia técnica, además debe considerarse el acceso a tecnologías y apoyos económicos que permitan también garantizar el agua para el consumo doméstico y animal e instalar formas de riego adecuadas, eficientes y que no dañen el medio ambiente. Este Programa no debe pasar por la Comisión Nacional de Riego en donde se definen políticas de Riego para las grandes extensiones de tierras empresariales y para las actividades de las empresas transnacionales mineras.

•  El Estado de Chile debe además impulsar un programa eficiente para la protección de las fuentes de agua, y protegerse de los efectos de las sequías y de otros fenómenos que afectan a la agricultura, producto del cambio climático que afecta al planeta.

En este punto quisiéramos saber ¿Cuál es el planteamiento que Chile realizará en la Conferencia Regional de la FAO a realizarse en Brasilia-Brasil en el mes de abril del presente año? y ¿quienes serán los representantes de las organizaciones campesinas que integraran la delegación chilena?

4.- Comercialización de Productos Agrícolas y Mercados Locales

La política agrícola definida por el gobierno como “Chile: potencia agroalimentaría” sólo define como posibilidad real de participación a los campesinos y campesinas integrarse a lo que se denomina “encadenamientos productivos”. Es decir, integrarse como un eslabón más, el menos importante, en la producción agrícola de exportación. Esta política no considera a la agricultura campesina, a la comercialización de su productos, el fortalecimiento de los mercados locales y la producción orientada al consumo de la población como ejes prioritarios, por lo que, se profundiza la falta de apoyo que hasta hoy han tenido por parte del Estado y que se manifiesta en la grave crisis de sobrevivencia que hoy están viviendo las comunidades campesinas y los trabajadores y trabajadoras urbanos por la carestía de los alimentos y la dificultad de acceder a ellos. Al respecto demandamos que:

•  El Ministerio de Agricultura debe garantizar y fomentar la libertad y la diversidad de vías de comercialización.

•  Se debe poner término a las medidas de condicionamiento de la asistencia técnica o de subsidios a la producción campesina. La producción campesina para los mercados locales, incluida la producción tradicional, artesanal, orgánica y ecológica debe ser apoyada por Estado sin condiciones.

•  Debe ponerse fin al proyecto de ley para licitar las ferias libres, proyecto que en los hechos acaba con las ferias, uno de los pocos canales de comercialización que todavía no está bajo el control de los grandes empresarios y que ofrece frutas y verduras a precios convenientes a gran parte de la población.

•  Todo lo anterior debe ser complementado con una política nacional de fomento y apoyo económico y técnico orientado al fortalecimiento de los mercados locales que posibiliten la comercialización directa por parte de las familias campesinas y sus organizaciones de su producción agrícola.

5.- Capacitación Política y Técnica

La capacitación política y técnica es fundamental para el fortalecimiento de las organizaciones campesinas y el desempeño exitoso en su rol de representación y contribución a la discusión, elaboración y seguimiento de propuestas de políticas para la agricultura campesina. De igual modo esta herramienta es vital para potenciar exitosamente el desempeño del rol social y económico de los campesinos y campesinas en la producción y comercialización agrícola.

El carácter de esta capacitación debe ser definida autónomamente en función de los intereses, de la misión y de los objetivos organizacionales y de sus representados.

El apoyo y los recursos destinados a la capacitación organizacional entregados por INDAP con el programa de Desarrollo y Fortalecimiento de las Organizaciones Campesinas, PRODES, no da cuenta de lo anteriormente planteado por lo que lo consideramos insuficiente.

Por ello nuestra demanda al respecto es:

•  El Ministerio de Agricultura debe implementar programas de apoyo económico y técnico para la capacitación técnica y política de los campesinos y campesinas que respete sus intereses, su cultura, sus saberes y sus prácticas agrícolas y las autonomías organizacionales.

•  Los programas de capacitación deben ser definidos, planificados e implementados por las organizaciones campesinas y deben estar orientados a entregar capacidades y habilidades que les permita a los campesinos y campesinas poner en práctica estos conocimientos y destrezas adquiridos de manera autónoma.

•  Estos programas de capacitación deben contemplar el apoyo económico y de infraestructura que haga viable, eficiente y sostenible en el tiempo la puesta en práctica de las herramientas entregadas en la capacitación y el logro de los objetivos de la misma.

6.- Mejoramiento y Sustentabilidad del Apoyo Técnico entregado por INDAP a la Agricultura Campesina.

El apoyo Técnico debe estar ligado a un plan productivo elaborado en conjunto con los campesinos y campesinas, que considere sus intereses, su cultura y sus expectativas así como al resultado final que se espera alcanzar, que sea viable y sostenible en el tiempo. El apoyo técnico entregado por INDAP no ha considerado estos criterios y nos ha entregado, junto a las empresas consultoras, tecnología inadecuada y de mala calidad que, la mayoría de las veces, no funciona y que se destruye fácilmente. Tampoco se nos ha entregado la capacitación técnica adecuada para la instalación y manejo de las diversas tecnologías y procesos productivos.

Es por ello, que nuestra demanda es que:

•  El INDAP debe retomar su papel de apoyo a la agricultura campesina, reconociendo el derecho del campesinado a definir libremente sus opciones productivas. Por lo mismo, debe ponerse fin al condicionamiento de la asistencia técnica a la participación en los procesos de encadenamiento productivo. La producción independiente y/o para mercados locales, incluida la producción tradicional, artesanal, orgánica y ecológica, debe ser apoyada sin condiciones.

•  La calidad de la asistencia técnica debe ser garantizada de diversas maneras. En primer término, el INDAP debe hacerse responsable de la calidad técnica de sus líneas estratégicas.

•  Debe examinarse y rediseñarse la asistencia técnica que otorga actualmente el INDAP, porque a lo largo de los años hemos sufrido las consecuencias de procesos de endeudamiento fomentados por este mismo organismo, cuyos ejemplos lo encontramos en los resultados obtenidos al implementar programas de introducción o cambio de cultivos y tecnologías cuya base técnica y económica ha sido de muy mala calidad. Algunos ejemplos son la introducción de berries en áreas inapropiadas para su producción y sin posibilidades reales de comercialización o la sustitución de viñas por otros cultivos en la Región del Bio Bio.

•  El Ministerio de Agricultura debe garantizar que la tecnología accesible a las familias campesinas sea de calidad óptima y que soporte el paso del tiempo y las condiciones del campo.

•  Este mejoramiento de la asistencia técnica debe contemplar el apoyo de la infraestructura y maquinaria pertinente que permita hacerla sostenible en el tiempo.

•  La asistencia técnica debe además expresarse en programas de capacitación y apoyo para las familias campesinas, a fin de que éstas, si así lo desean, puedan implementar en forma autónoma diversas formas de mejoramiento tecnológico.

7.- Sequía

El tema del cambio climático y sus efectos como sequías, inundaciones, heladas, etc., afecta de manera diferencial a los diferentes sectores agrícolas. Claramente, afecta más intensamente a la agricultura campesina que no ha tenido ni los recursos ni los apoyos que les permita enfrentar las crisis causadas por estos efectos. Es por ello que demandamos:

•  La elaboración e implementación de un Plan especial de apoyo a la agricultura campesina para enfrentar las distintas emergencias climáticas provocadas por el fenómeno del cambio climático.

•  Exigimos la asignación de recursos, económicos, de infraestructura, y de recursos naturales como forraje y agua más eficientemente focalizados en función de las reales necesidades de los demandantes para enfrentar los graves problemas generados en estas crisis. Las organizaciones campesinas y sus redes deben tener un rol preponderante para lograr esta eficiente focalización y fiscalización en la entrega de estos apoyos junto a una coordinación expedita con los gobiernos locales.

•  En estas situaciones de crisis y emergencia el Ministerio de Agricultura debe tener contemplados planes que aborden expedita y sosteniblemente por el tiempo necesario la susbsistencia de las familias campesinas afectadas.

•  El Ministerio de Agricultura debe elaborar e implementar procedimientos de fiscalización y sanciones para evitar el aprovechamiento de estas situaciones por sectores inescrupulosos que se aprovechan y lucran con la necesidad de los más excluidos y damnificados.

•  Estos planes de emergencia deben dar apoyo a todos los campesinos y campesinas afectadas no solamente a los usuarios de INDAP.

Las organizaciones campesinas sabemos que el fenómeno del Cambio Climático seguirá ocasionando crisis climáticas de intensos efectos sobre la agricultura campesina y en ese sentido quisiéramos saber ¿cuál es la propuesta, plan o estrategias del MINAGRI con respecto al cambio Climático?

Finalmente, las organizaciones campesinas firmantes creemos que sólo a través de una real participación en instancias políticas con carácter resolutivo podremos modificar y lograr superar efectivamente los dramáticos problemas que hoy vive el mundo campesino y que paulatinamente lo están exterminando.

La participación social y política verdadera en un sistema democrático, significa debatir, escuchar, considerar, concordar y construir entre todos los actores sociales involucrados. Las mesas de diálogos en donde las autoridades escuchan y no consideran respetuosa y concretamente las demandas de las organizaciones sociales que representan las legítimas aspiraciones del pueblo son caldo de cultivo para las desestabilizaciones y explosiones de graves conflictos sociales. Las organizaciones campesinas hemos trabajado responsablemente en estas propuestas como una forma de contribuir a la mejor calidad de vida de todos y todas y evitar las lamentables consecuencias antes dichas.

Los abajo firmantes lo hacen en representación de las organizaciones campesinas que conforman la Coordinadora Campesina de Chile, la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, la Confederación de Cooperativas Campesinas, la Confederación La Voz del Campo y el Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile, quienes le saludan atentamente

 

Raúl Aravena M.

Presidente

Coordinadora Campesina de Chile, CCCH

Florencia Aróstica C.

Presidenta

Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI.

Francisco León T.

Presidente

Confederación de Cooperativas Campesinas, CAMPOCOOP.

Eugenio León Gajardo.

Director Nacional

Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile, MUCECH.

Alejandro Toledo P.

Presidente

Confederación de Asociaciones Gremiales, La Voz del Campo

Santiago, jueves 06 de marzo de 2008.-


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2008 SITIO DESARRROLLADO POR CAROLINA GUAJARDO