Declaración publica sobre Las dioxina en la carne y los peligros para la salud humana.

 

Para la confederación Ranquil nos parece insólito que con todo el avance tecnológico en el país y con todos los recursos que el gobierno regala a los grandes exportadores se vean casos de contaminación en los productos carneos ofrecidos al extranjero que cuentan con todas las medidas de seguridad que se toman para proteger la salud de los consumidores extranjeros en desmedro del consumidor local que tenemos que conformarnos con consumir productos de segunda y tercera clase.

También nos parece insólito que la devolución de esas carnes contaminadas se devuelvan al país como si nada para el consumo local ,a pesar que del ministerio de salud dicen que esas carnes no llegaran al consumo humano la pregunta es donde se quemaron esas carnes donde están esos cargamentos que se devolvieron del extranjero la respuesta es una incógnita como el manejo que se pretende dar a la situación.

Las dioxinas son componentes inventados por el hombre y se comenzaron a utilizar en las guerras biológicas a las cuales no hemos visto expuesto desde la primera guerra mundial en el campo de los plaguicidas y que después se desarrollaron como agentes para la muerte en la guerra contra Vietnam

La dioxina es uno de los tres componentes del mortal "agente naranja" que se utilizó en Vietnam, causó miles de muertos, la deforestación de los bosques, la aniquilación de la fauna, y dejó cientos de fetos con deformaciones. Estos agentes son los mismos que se utilizan para la fabricación de funguicidas , plaguicidas y otros productos para el agro prohibidos mundialmente y que se utilizan hoy en nuestro país por que su costo es mas barato a costa de la salud de los miles de trabajadores del campo y con consecuencias que hemos visto como deformaciones en madres e hijos desde hace mas de dos décadas cuando comienza el auge del negocio agro exportador en el país.

Los efectos de la dioxina, es un poderoso desregulador hormonal, sus efectos continúan siendo temibles a largo plazo, algunos investigadores hablan de hasta 30 años, especialmente en el sistema inmunológico, nervioso y en la reproducción. La dioxina es uno de los elementos tóxicos más dañinos inventados por el hombre. La dioxina es una sustancia tóxica que toma contacto con el tejido adiposo de los animales, provocando un riesgo para la salud humana una vez que es consumida por el hombre, es cancerígena, produciendo trastornos a la reproducción y daño endocrino, ya que es un producto bioacumulable, lo cual quiere decir que este no puede ser digerido el consumo de carne con presencia de dioxina, puede provocar inclusive algunos problemas respiratorios y cardiovasculares.

Las dioxinas presentes en los alimentos son consecuencia directa de las contaminaciones a las que nos vemos expuestos diariamente en las labores del campo y otra fuente de contaminación tal ves la mas importante es la que emanan las plantas de celulosa que arrojan sus residuos al aire , mar y como producto de las lluvias ácidas a la tierra y sub suelo y como efectos de esta cadena de contaminación han llegado a los cerdos a través de las dietas en base a harina de pescado que les suministran en los criaderos como ejemplo las dioxinas vertidas por la industria forestal en el Golfo de Arauco podrían contaminar a los peces de los que, luego, se preparan las dietas que consumen los cerdos y también tenemos que contar los granos utilizados en esta dieta la mayoría granos genéticamente modificados y tratados con plaguicidas de dudosa reputación y fungicidas como el pentaclorofenol (PFC) en la industria forestal que arroja niveles de contaminación de dioxinas en aserraderos de las VII, VIII , IX regiones varios miles de veces por sobre las  máximas permitidas en Europa y EEUU: 47.400 picogramos por gramo de aserrín (pg/gr) en la VII Región , 14.000 pg/gr en la VIII Región y 78.200 (pg/gr) en la IX Región según un estudio del SAG realizado en 1999.

La confederación Ranquil rechaza el uso de estos compuestos altamente contaminantes y exige a las autoridades aclarar el problema fijando normas de descontaminación en nuestros campos y en las industrias del agro para velar por la salud de todos los trabajadores de los campos de Chile y los potenciales consumidores de los productos producidos allí.

 

Luis Sánchez Muñoz

Bachiller en Ciencias Naturales

Encargado de Comunicaciones

Confederación Campesina Ranquil

Concejo Directivo Nacional

 

Santiago 01 de Agosto de 2008


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2008 SITIO DESARRROLLADO POR CAROLINA GUAJARDO