La organización campesina que recoge la historia de Ranquil y se hace cargo de ella
Pasaron 34 años después de la masacre de Ranquil, fueron mas de tres décadas de incesante lucha de los campesinos contra el poder de los latifundistas y del Estado chileno,
Pasaron 34 años después de la masacre de Ranquil, fueron mas de tres décadas de incesante lucha de los campesinos contra el poder de los latifundistas y del Estado chileno, para que en parte hubiera grados de justicia y respeto de sus derechos, fueron los tiempos de inicio de la Reforma Agraria en Chile,  acompañada a ésta; promulgó la Ley de Sindicalización Campesina en el año 1968, que permitió la creación y fundación de la Confederación Campesina e Indígena Ranquil. La histórica Confederación Campesina e Indígena Ranquil, entre los años 1969 y el 11 de septiembre de 1973 jugó un papel preponderante en el avance de la participación de los campesinos en su contribución al desarrollo económico del país y su aporte político y cultural a nuestra sociedad. Alcanzó a tener alrededor de 132.294 afiliados, con la estructura federaciones provinciales y principalmente de los sindicatos comunales y los delegados de predios. Participó activamente como organización campesina e indígena en la Batalla de la Producción en el Gobierno Popular del compañero presidente Salvador Allende, colaboró, participó y ayudó intensamente a profundizar el Proceso de Reforma Agraria, en la expropiación de fundos mal explotados y tierras improductivas del latifundio de carácter feudal. La educación y la capacitación de sus dirigentes y de sus socios fue unos de sus grandes pilares de sostenimientos ideológicos y de conducción política, con el funcionamiento de sus escuelas sindicales a lo largo de casi todo el país. Pero, como todos conocemos, cayó la noche negra sobre Chile, la reacción política y el imperialismo norteamericano que desde los años 60 venían conspirando, arrebataron las esperanzas y la construcción popular y democrática del pueblo. El golpe fascista y posterior larga dictadura pinochetista arrestó, encarceló, persiguió, torturó, mató y asesinó, hicieron desaparecer y exilió despiadadamente a socios y dirigente, hombres y mujeres, de nuestra histórica Confederación Ranquil. Son miles,  los que con sus vidas nos enseñan que la lucha no ha sido en vano, a pesar de todo, a pesar del manto de olvido que se pretende poner en casi toda la sociedad, especialmente en las nuevas generaciones,. Pero,  somos y seremos miles los que seguiremos las sendas de los que soñaron con un Chile justo, solidario y donde los campesinos y los trabajadores son los actores de construcción social y política. Durante los primeros años de la dictadura de una u otra forma hubo resistencia al fascismo de las fuerzas sociales y políticas que con su luchan combatían las atrocidades y barbaridades cometidas. Los campesinos y asalariados agrícolas, no estuvieron ajenos a este proceso de lucha antifascista, por eso en mayo del año 1981, se funda la Confederación Campesina “El Surco”, continuadora histórica del la Ranquil, con objetivos claros de lucha social y política contra la dictadura y en defensa de  los campesinos y de los trabajadores del campo. Este nombre, igualmente simbólico para la tierra y para los campesinos, “El Surco”, nos identificó alrededor de 22 años, es decir, casi toda la década del 80 de plena dictadura y parte del período “pseudo” democracia.En agosto del 2003, se resuelve volver a tener el nombre histórico de RANQUIL, lo que hoy nos pone en el compromiso político y la responsabilidad ante nuestra histórica del hacernos cargo del valioso, combativo y revolucionario legado de Ranquil. Las proyecciones son crecer en afiliados del sector de asalariados agrícolas, nuestra  meta para próximo Congreso de la CUT es tener 10.000 socios.Aspiramos a tener presencia en todos los ámbitos de la vida política y social del país, especialmente en el movimiento campesino, tenemos la inmejorable posibilidad de hacerlo en estos  3 años, no tenemos ataduras políticas con nada ni nadie que profese o se adscriba a la ideología del modelo económico neoliberal. Nuestra apuesta política y social es fundamentalmente es trabajar y organizar a los campesinos sin tierras, educar y fomentar la participación de los jóvenes y de las mujeres rurales en nuestra organización.Tenemos que optar por el uso del uso racional y óptimo de los recursos materiales, como nuestra sede en Santiago y de instrumentos y equipos de reciente adquisición, respecto de nuestros recursos financieros necesitamos su multiplicación y crecimiento por la alta demanda que impone el trabajo que estamos desarrollando. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *