La historia de la lucha por la Tierra, la Resistencia y la Masacre
La región de La Araucanía como zona de características propias, cobija el inicio del “despertar social del campesinado chileno”, pero con la particular integración de elementos socio – políticos –

La región de La Araucanía como zona de características propias, cobija el inicio del “despertar social del campesinado chileno”, pero con la particular integración de elementos socio – políticos – culturales de la región, arraigados a ella por una historia común, cuyas raíces están en la irrupción del pueblo mapuche; en el encuentro violento y brutal con los españoles, en la Guerra de Arauco, que fue una guerra a muerte en la colonización y la ocupación de la araucanía y en la integración del pueblo mapuche a la nación chilena.

El despertar social de los campesinos que en el Valle de Lonquimay, en los fundos de Ranquil y Nitrito, encontró sus mártires, los trabajadores de la tierra, los campesinos – colonos, hombres y mujeres de las montañas, y obreros de los lavaderos de oro y del Túnel Las Raíces, que veían en una pequeña parcela la estabilidad económica de sus familias.

Desde los primeros tipos de trabajadores en el campo chileno hasta la masacre de Ranquil, los hacendados presentaron siempre una resistencia a  la organización campesina, es decir, así ha sucedido desde las primeras haciendas coloniales hasta 1934.Al inquilino apegado a la tierra, se agrega un tipo de trabajador del campo nuevo para la época, el trabajador libre de la ciudad, de las aldeas e incluso de centros mineros, cuando el período de siembra o de cosecha en el campo, les permitían mejorar sus ingresos . El valle de Lonquimay no estuvo ajeno a este tipo de trabajador  agrícola, aunque es de mayor proporción que en el valle central. La vida del inquilino, declarado con igualdad de derechos políticos y reconocidos como chilenos, no podía ganar otro salario que no sea el que le paga la hacienda, no podía trabajar para otros en su tiempo libre, al igual que su grupo familiar.

Tampoco podía vender o comprar, dentro o fuera de la propiedad, sólo tenía la libertad de  gastar su dinero donde el quisiera, en los hechos no podía hacerlo porque estaba obligado a comprar en la pulpería.

A la construcción de la obra del Túnel Las Raíces, en la  Cordillera de Los Andes de la Región de la Araucanía, llegaron a trabajar unos 1.000 obreros, los que laboraban en condiciones deplorables, con bajos salarios, despidos masivos y sin justificación, ocurrieron muchos accidentes graves, no había dispensario (hospital o clínica) capaz de dar asistencia médica en la zona, entonces, por los atropellos y abusos cometidos con estos obreros se generó en ellos un germen de rebeldía y odio contra los patrones que se reflejó posteriormente en la masacre de Ranquil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *